¿Qué es la política científica

Es un hecho constatable que el concepto de política científica haya ido adquiriendo mayor importancia dentro de la gestión política actual de un gran número de países en los últimos años. La gran mayoría de los gobernantes no quieren quedarse atrás en cuanto a avances científicos y técnicos, y es por eso por lo que cada vez más se tiene mayor conciencia sobre la importancia de implementar I+D en materia política para conseguir así mejorar la calidad de vida de las personas.

id

Pero, ¿qué es la política científica y por qué se valora cada vez más dentro de las campañas políticas de partidos de ideologías diferentes entre sí? Está claro que el ciudadano medio cada vez está más informado y tiene cierta idea sobre cómo gestionar la tecnología y la ciencia para hacernos la vida más fácil y lograr así que la sociedad avance en una misma dirección. Es por ello que cada vez sabemos valorar más positivamente los planes de ingeniería, ciencia y tecnología. Todos queremos dejar un mundo mejor a nuestros hijos, y aunque estos propósitos suelen ser a largo plazo, consiguen despertar el entusiasmo de los votantes, que no dejan de darle la importancia que se merece.

Se ha comprobado que hay países centrados en impulsar un tipo de política científica, por ejemplo la investigación y desarrollo de energías renovables, dando prioridad a la ciencia por encima de otros ámbitos como puede ser la economía. Esto aporta muchos beneficios al país en cuestión, como infraestructuras capaces de equipararles al frente de las mayores potencias mundiales. Incluso políticos que no cuentan con una formación científica como base, intentan potenciar cada vez más la política científica, conocedores de la importancia que esta tiene para su hoja de ruta. Y es aquí donde el papel del asesor político ha ido cambiando hasta convertirse en todo un experto en la materia.

Cabe destacar como gran impulsora de la política científica la enorme divulgación científica presente en nuestra sociedad actual. Desde revistas especializadas hasta programas de entretenimiento con temática científica como eje central, existe un amplio abanico en el que el ciudadano es capaz de valorar los avances científicos sean cuales sean sus conocimientos al respecto. Cualquier persona sabe valorar hoy día la importancia de una buena infraestructura que le permita viajar largas distancias en el menor tiempo posible, por lo que ya nadie pone el grito en el cielo al descubrir las enormes inversiones de dinero que se manejan para poder llevarlas a cabo.

Cierto es que a España le queda un largo camino por recorrer al respecto, pero los avances en energías renovables e infraestructuras de los últimos años indican que se están realizando los pasos correctos para llegar algún día a equipararnos con políticas extranjeras ambiciosas y punteras en el ámbito de la tecnología. Esta es, sin duda, una dirección a tomar en la que nuestros científicos e ingenieros tienen mucho que aportar y muchas ideas que compartir con el resto del mundo, logrando así metas impensables hace tan solo unos pocos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *