La tecnología aplicada en estética dental mejora los tratamientos en carillas

carillas porcelana

La salud dental ha avanzado en los últimos años en gran medida centrándose en el apartado de la estética. Y es que, aunque no se padezca ninguna enfermedad bucodental, cada vez somos más los que acudimos al dentista porque queremos lucir una sonrisa de película y lo más natural posible. Unos dientes bonitos suelen asociarse a una higiene y salud excelentes, por lo que no es de extrañar que cada vez prestemos mayor atención a este apartado de la salud por motivos meramente estéticos. Es aquí donde cobra una vital importancia el uso de carillas dentales, ya que su utilización y grado de satisfacción ha crecido en la última década, especialmente si se implantan en un lugar de confianza como EstudiDentalBarcelona. Para conocer los motivos de este crecimiento exponencial en el uso de carillas dentales es necesario tener en cuenta el avance tecnológico que ha experimentado el sector en los últimos años.

Anteriormente, al hacer uso de fundas dentales, era necesario limar el diente hasta hacerlo más pequeño y que pudiera encajar en la funda sin problemas. Esta técnica era tremendamente agresiva e invasiva, y por lo tanto sólo se empleaba en casos realmente importantes. Por el contrario, la utilización de carillas es mucho más rápida y sencilla, posicionándose así como uno de los métodos más empleados y requeridos por los pacientes. Para empezar, ya no es necesario limar el diente a la hora de poner una carilla. Simplemente se van añadiendo unas finas láminas moldeables y resistentes de entre 0,3 y 1 mm de grosor en la zona dental que queremos restaurar. En algunas ocasiones se utiliza la porcelana o el zirconio como el material de fabricación las carillas, pero en cualquier caso siempre se procura que el color de éstas sea lo más parecido posible al color del diente natural del paciente.

Un procedimiento sin dolor

El otro gran factor determinante a la hora de implantar la carilla como método de restauración dental favorito por dentistas y pacientes es que se trata de un proceso indoloro y rápido. En apenas tres sesiones se puede conseguir lucir una sonrisa perfecta y natural. Tras adherir la carilla con un pegamento especial, ya es posible hacer vida normal y comer y beber sin problemas. Únicamente, en determinados casos es recomendable que el paciente se lave los dientes con un dentífrico especial para evitar infecciones por bacterias bucales, pero sin necesidad de ningún requerimiento mayor.

Por todos estos motivos, la imagen a la que estábamos acostumbrados a la hora de visitar el dentista ha ido desapareciendo. Ir al especialista dental ya no supone aquella pesadilla en la que el dolor y el sufrimiento estaban casi asegurados, ni mucho menos. Gracias a los avances tecnológicos en este ámbito, cada vez está al alcance de más bolsillos el hecho de cuidar la estética dental y poder presumir de dientes sanos, fuertes y bonitos. Además, la utilización de carillas garantiza una durabilidad y seguridad que no cumplían los métodos utilizados anteriormente. Esto supone una tranquilidad del paciente a la hora de comer sin ningún tipo de preocupación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *