¿Cómo funcionan las farmacias online?

¿Está buscando ahorrar dinero en medicamentos recetados y considerando farmacias en línea? No es ninguna sorpresa: Los estadounidenses gastan más de $300 mil millones al año en medicamentos recetados. Tiene sentido tratar de ahorrar dinero de cualquier manera posible, incluyendo navegar por la miríada de vendedores en línea que prometen vender sus medicamentos por una fracción de los precios que usted está pagando actualmente.

Sin embargo, con todos los rumores de los medios de comunicación y las opciones en línea, puede ser difícil saber cómo proceder, empezando por en quién puede confiar. En pocas palabras, la farmacia online es un proveedor de medicamentos recetados basado en Internet, y el término abarca tanto las farmacias legítimas como las ilegítimas. Las farmacias en línea pueden vender medicamentos más baratos que las farmacias físicas porque pueden atender a una gran clientela desde una ubicación central y reducir el costo de una red de farmacias locales.

Precios más baratos que en farmacias convencionales

En el caso de las farmacias en línea extranjeras, los costos de los medicamentos en otros países son más baratos, por lo que el potencial de ahorro es aún mayor. Esto se debe a que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) no regula los precios de los medicamentos, pero la mayoría de los demás países sí lo hacen. En la mayoría de los casos, el precio de libre mercado de un medicamento en los Estados Unidos es más alto que el tope de precio en otros países.

No todas las farmacias en línea son iguales. Debido a que los costos de los medicamentos son tan altos en los Estados Unidos, muchas personas buscan ahorrar dinero comprando medicamentos en línea, pero hay miles de opciones. Muchas de estas farmacias en línea son legales y legítimas, pero la mayoría no lo son.

La ilegitimidad significa que nadie mantiene la farmacia bajo control para asegurarse de que cumple con las leyes y regulaciones, sin mencionar el envío del producto correcto. Estas farmacias se consideran fraudulentas, y la mayoría de ellas tienen su sede en otros países, o afirman tenerla.

Las farmacias fraudulentas son bien conocidas y también lo son sus peligros. Algunos podrían enviarle una versión de su medicamento fuera de los EE.UU., una dosis incorrecta o un genérico cuando su médico le haya recetado un medicamento de marca. Otras veces, las etiquetas están incompletas o faltan, así que si usted ordena más de un medicamento puede que no sepa cuál es cuál o cómo tomarlo y qué alimentos evitar.

Proteger a los consumidores

Ninguna ley prohíbe explícitamente la importación de medicamentos recetados de otros países, siempre y cuando no se trate de sustancias controladas y la compra se realice con el conocimiento y la aprobación de un médico autorizado. Aún así, la FDA recomienda no comprar medicamentos de otros países porque su seguridad no puede ser confirmada y porque los consumidores que tienen reacciones adversas no tienen recurso contra el fabricante.

Desde 2008, la FDA ha interceptado y decomisado un número de drogas ordenadas por farmacias ilegales en línea a través del correo. Estas redadas eran medidas enérgicas anuales denominadas Operación Pangea, realizadas en colaboración con otros 110 países a través de INTERPOL, una organización policial internacional. La Operación Pangea VII, que tuvo como resultado la incautación de 19.618 paquetes ordenados en todo el mundo a farmacias ilegales en línea (nacionales y extranjeras), duró una semana durante mayo de 2014; 583 de los paquetes fueron incautados sólo en los Estados Unidos. Durante esa semana, la FDA también identificó 1,975 sitios web con sede en Estados Unidos que venden drogas ilegalmente y los clausuró.